[Reseña] «La vida invisible de Addie LaRue» de V. E. Schwab

by - lunes, febrero 01, 2021

La vida invisible de       Addie LaRue

Autora: V. E. Schwab
Editorial: Umbriel / Urano
Gracias a Ediciones Urano por el ejemplar
Páginas: 500
Sinópsis: Después de hacer un pacto con el diablo, Addie entrega su alma a cambio de la inmortalidad. Sin embargo, ningún trato faustiano está exento de consecuencias, el diablo le entregará la inmortalidad que tanto desea, pero le quitará algo que ella anhelará durante toda su existencia: la posibilidad de ser recordada.
Addie abandona su pequeño pueblo natal en la Francia del siglo XVIII y comienza un viaje que la lleva por todo el mundo, mientras aprende a vivir una vida en la que nadie la recuerda y todo lo que posee acaba perdido o roto. Durante trescientos años, Addie LaRue no será más que la musa de numerosos artistas a lo largo de la historia, y tendrá que aprender a enamorarse de nuevo cada día, y a ser olvidada a la mañana siguiente.
Su único compañero en este viaje es su oscuro demonio de hipnóticos ojos verdes, quien la visita cada año en el día del aniversario de su trato. Completamente sola, a Addie no le queda más remedio que enfrentarse a él, comprenderlo y, tal vez, ganarle la partida. Pero un día, en una librería de segunda mano de Manhattan, Addie conoce a alguien que pone su mundo del revés... Por primera vez, alguien la recuerda. ¿Será este el punto final de la vida de AddieLaRue? ¿O tan solo serán puntos suspensivos?
★★★½

 
Villon-sur-Sarthe, Francia, 1714. En ese lugar y momento es cuando la vida de Adeline "Addie" LaRue queda irreversiblemente marcada por el pacto que hace con la Oscuridad en un instante de desespero. Buscando huir de una vida que sabe que no será suya, a sus veintitrés años vende su alma a esta especie de diablo a cambio de tiempo y libertad, sin saber que sus palabras serán torcidas y en su lugar terminará atrapada en una existencia inmortal en la que, tan pronto como desaparece de la vista de otras personas, es olvidada por estas, borrada de sus memorias como si nunca hubiese estado ahí. Pero trecientos años después, algo cambia cuando conoce a Henry, un veinteañero que parece ser inmune a la maldición que la aqueja, y será así como a través de la razón que yace detrás de ello descubrirán que tienen más en común de lo que habrían imaginado.

El libro se divide en siete partes y con una narración en tercera persona nos lleva por las vivencias de Addie, intercalando el presente con días de su pasado, sobre todo aquellos 29 de julio que suponen el aniversario de la noche en que selló su destino; días en que Luc, el causante de su desgracia, suele visitarla para preguntarle si ya se ha hartado de su existencia fantasmal, si ya se rinde, para por fin cobrarse su alma.
Me condenaste al olvido.
Pediste la libertad. No hay mayor libertad que esa. Puedes moverte por el mundo sin obstáculos. Sin ataduras. Sin vínculos.

Teniendo en cuenta el hype y los muchos elogios que rodean al libro, fui a él con expectativas moderadas, lo que jugó a mi favor porque la primera mitad me gustó más de lo que esperaba. Disfruté conociendo a su protagonista y sintiendo intriga por su pasado centenario (ya antes lo he dicho y lo vuelvo a decir: me atraen mucho muchísimo los personajes que, por una u otra razón, han vivido por siglos), por cómo sorteaba las dificultades que se le presentaban sobre la marcha a causa de su maldición, por cómo aprendía a sobrevivir y a hacerle frente a Luc. Estaba muy a gusto con la lectura, pues. Y luego llegó la cuarta parte, la cual más o menos da comienzo a la segunda mitad del libro, siendo en esta donde se profundiza en quien podríamos considerar el segundo personaje principal, Henry Strauss, y con el que lastimosamente nunca logré conectar (la idea del personaje me agrada, pero en su ejecución lo sentí flojo). Entiendo que es clave para la historia que Schwab quiere contar, pero el detenerse mucho en él y su backstory fue lo que dio paso a que el interés que había estado sintiendo durante la primera mitad se disipara. Y ya cuando llegamos a la quinta parte y se vuelve a poner el foco en Addie y también un poco en su relación con Luc (parte de la trama que me hubiera gustado se explorara más), yo ya me sentía desapegada de la historia y todo lo demás; y ni el final pudo sacarme de ese estado de indiferencia.

Ilustración por Kadi Miller (x)
(...) Soy incapaz de utilizar un bolígrafo o de narrar una historia. Soy incapaz de empuñar un arma o hacer que alguien me recuerde. Pero el arte... dice con una sonrisa más sutil. El arte tiene que ver con las ideas. Y las ideas son más indómitas que los recuerdos. Son como las malas hierbas, siempre encuentran la forma de desarrollarse.  
Aunque el hecho de que el estilo de la autora conserve su ya distinguida concisión ayuda a que, independientemente de si estés o no enganchado a la trama, la lectura resulte bastante llevadera y en un rato ya te hayas aventado más páginas de las que suponías. Puntos por eso. Y puntos también por la reflexión alrededor de los temas de la inmortalidad y el arte, la soledad, lo que significa dejar huella y la permanencia de las ideas, los recuerdos y uno mismo (aunque en su planteamiento algo repetitivas); es lo que impregna y da sustancia al relato, acompañándose para ello de una cierta cualidad poética en el uso del lenguaje.

En conclusión: La vida invisible de Addie LaRue me gustó a medias; encontré elementos y detalles que me entusiasmaron, pero al no haber conectado lo suficiente ni con los personajes (Addie al principio tenía toda mi atención, pero poco a poco el interés fue disminuyendo; y al tratarse de una novela centrada en las emociones tanto de ella como de Henry, si por ese lado no te está transmitiendo gran cosa, es natural que toda la experiencia se vea afectada) ni con buena parte de la historia, al final me dejó más bien fría. Irónicamente, pienso que será la idea/el concepto del libro lo que permanecerá en mi memoria, y no tanto el recuerdo de su lectura.

You May Also Like

6 comentarios

  1. Holaa
    Fue una de mis mejores lecturas de 2020, sin lugar a dudas, me encantó la trama y no pude dejar de leerlo hasta que lo terminé, una maravilla.

    ResponderBorrar
  2. ¡Hooooola!
    ¡HERMOSA RESEÑA! A mí me gustó mucho este libro, aunque también me decepcionó. Esperaba más de él y lamento decir que no me encantó :( ¡TE DESEO UN GRAN MES DE FEBRERO, LLENO DE COSAS BUENAS Y DE HERMOSAS NOVELAS! ¡Gran post!
    ¡Un beso! Nos leemos :)

    ResponderBorrar
  3. Me siento algo contrariada porque había leído maravillas de este libro y últimamente estoy encontrando reseñas como la tuya con sus peros, de todos modos me llama bastante así que ya veremos =)

    ResponderBorrar
  4. ¡Hola, Karla!
    Una reseña muy sincera, he bajado mis expectativas con este libro, ya he visto varias opiniones y he observado que no a todos les ha ido muy bien con la novela.
    La verdad es que aún no he leído a V. E. Schwab y por más que deseo leer este libro, ahora solo me asalta la duda de si acercarme a la autora con La vida invisible de Addie LaRue o mejor hacerlo con otra de sus obras.
    Un abrazo, nos leemos ;)

    ResponderBorrar
  5. Ya lo he comprado, me interesa un montón ❤

    ResponderBorrar
  6. Holaa, yo me sentí algo identificada con Henry, pero lo que me arruinó un poco la historia es ese ir y venir a cosas que no me llamaban, luego sí, cuando estamos en por qué se pelearon Luc y Addie, y quería saber más de eso, las últimas veinte páginas me gustaron :P
    Besos :3

    ResponderBorrar