[Reseña] «Todos somos villanos» de M. L. Rio; un dark academia muy shakesperiano

by - domingo, noviembre 08, 2020


Todos somos villanos
Título original: If we were villains
Autora: M. L. Rio
Editorial: Umbriel / Urano
Gracias a Ediciones Urano por el ejemplar 
Páginas: 344
Sinópsis: El día que Oliver Marks cumple su condena, el hombre que lo puso en la cárcel está esperándolo a la salida. El detective Colborne quiere saber la verdad y, después de diez años, Oliver finalmente está listo para contársela. 
Una década atrás: Oliver es uno de los siete actores shakespearianos en el Conservatorio Clásico Dellecher, un lugar donde rige la cruda ambición y la competencia feroz. En este mundo apartado, de chimeneas encendidas y libros con encuadernación de cuero, Oliver y sus amigos interpretan los mismos papeles arriba y abajo del escenario: el héroe, el villano, el tirano, la seductora, la ingenua, los extras. Pero en su cuarto y último año de conservatorio, las rivalidades amistosas se vuelven desagradables, y en la noche de estreno, la violencia real invade el mundo de fantasía de los estudiantes. Por la mañana, los chicos de cuarto año deben enfrentar su propia tragedia y su desafío actoral más difícil: convencerse unos a otros y a la policía de que son inocentes. ¿Quién es quién en esta historia?
★★★★½

 
Siento que este libro va dirigido a un grupo de gente muy específico: aquel cuya fantasía es andar por la vida recitando Shakespeare en todo lugar y momento, por más pretensioso que parezca. Y por eso fue el libro perfecto para mí. 

Todos somos villanos abre el telón diez años después, con Oliver Marks, nuestro protagonista, saliendo de prisión tras haber cumplido su condena. El detective Colborne, quien fuera el encargado de la investigación en el pasado, se muestra ávido de respuestas aún cuando aparentemente éstas ya han sido dadas, y le pide que le relate la historia tal y como sucedió, a lo que Oliver termina accediendo, pues ya no tiene nada que perder. De ahí en adelante nos trasladarémos a 1997, al cuarto y último año de Oliver —y de sus seis compañeros estudiantes de Teatro shakesperiano— en Dellecher, un prestigioso y altamente exclusivo conservatorio de arte; y asi es como nosotros también conoceremos lo que realmente pasó en ese tiempo que, al tomar el rumbo propio de una tragedia del Bardo, lo cambiaría todo. 

¡Ah! Hay tanto que me gustó de este libro. Empezando por su muy lograda ambientación que se apega a este aesthetic popularmente conocido como dark academia (literatura clásica, libros, entorno académico —elitista y pretensioso, hay que decirlo—, reflexión poética-moral-filosófica, artes, paleta de colores oscura, misterio, muerte, murder mystery, líos pasionales, vibras homoeróticas, gente que intensea sin parar, edificios castillescos, etc.); en mi mente podía ver todo de manera clarísima, lo que me llevó a pensar en que es una novela que me gustaría ver llevada a la pantalla tan solo porque visualmente sería un festín para quienes disfrutamos de dicha estética. 
Puedes justificar cualquier cosa si lo haces con suficiente poética.

Luego está la intensidad que atraviesa las emociones y reacciones de los personajes cual daga filosa. Y es que más que por una muerte misteriosa (que en mi opinión no llega a serlo como tal porque resulta bastante obvio), lo que te absorbe y mantiene sujeto a sus páginas es lo que se cocina dentro de estos individuos antes de y a partir de el suceso, esas emociones pasionales y desmedidas tan a la par de las experimentadas por los mismos protagonistas de las obras del dramaturgo en cuestión. Difícilmente puedo decir que alguno de los siete personajes haya sido de mi total agrado, pero eso está bien, porque aquí el atractivo yace en el drama seguirlos durante ese último año, llegar a conocer las volubles relaciones entre ellos y asistir a las puestas en escena que les toca montar (que, por cierto, de las cuatro puestas que tan bien se relatan mi favorita fue la de Romeo y Julieta porque me hizo anhelar estar ahí, en ese baile de máscaras, presenciándolo todo), además de observar cómo las cosas entre ellos van cambiando y desconfigurándose a medida que avanza la trama, y así verlos encajar (o no) en los roles que siempre les son asignados: Oliver Marks: el sidekick leal; James Farrow: el tipo heroico; Alexander Vass: el villano; Richard Stirling: el tirano; Meredith Dardenne: la femme fatale; Filippa Kosta: la camaleónica; y Wren Stirling: la ingenua.

Otra cosa que aprecié mucho fue la estructura-división del texto identificada en "actos" y "escenas" en lugar de los habituales "partes" y "capítulos", es algo que le añade muchísima personalidad al conjunto y de algún modo hace la experiencia aún más disfrutable. En cuanto a la prosa, si bien está repleta de citas y fragmentos de monólogos, no llega a sentirse sobrecargada y sin problemas logra sumergirte en la contrariada atmósfera que acompaña a cada momento, siendo la narración en primera persona y abordando una única perspectiva. 

El cielo estaba despejado y silencioso, las estrellas nos espiaban con curiosidad desde el enorme domo índigo. El agua también estaba quieta, y pensé: Qué mentirosos son el cielo y el agua. Quietos y serenos y despejados, como si todo estuviera bien. No lo estaba y, en realidad, no volvería a estarlo.

Realmente mi más grande queja reside en el epílogo, aunque aquí más bien hablo desde mi posición de lectora dolida porque para nada me parece que sea un mal cierre para la historia, ya que es congruente con todo lo demás (y a la vez muy her mind! con esa última oración); sin embargo, eso no anula el hecho de que prefiera ignorar su existencia jaja

En fin, si les gustan las tragedias shakesperianas, el drama o los misterios que van más de personajes que de tramas intrincadas (o mejor aún: las tres cosas), les recomiendo muchísimo que corran a zambullirse en las páginas de esta intrigante novela, tan poéticamente trágica como irresistiblemente deleitosa.

You May Also Like

7 comentarios

  1. Holaa, qué genial que hayas disfrutado tanto del libro, la verdad es que se ve súper bien con los dramas de los personajes, es que uf, cuando se juntan personalidades así y termina en crimen, ufff, jaa, ja, ja, a ver si cae en mis manitas y disfrutamos del aethetic :P
    ¡Besos! :3

    ResponderBorrar
  2. ¡Hoooola!

    Uy al principio no sabía que libro era, pero según he ido avanzando me he ido dando cuenta de que era la traducción de If we were villains jajaja el libro tiene muy buena pinta, todo ese tono de dark academia, el misterio del asesinato, la estética y todo... ummm, no me importaría animarme con él :D

    ¡besos!

    ResponderBorrar
  3. ¡Hola, Karla!
    Me ha encantado leerte, una excelente reseña de "Todos somos villanos", sin duda un libro muy original y cargado de misterio. Una lectura ideal para los amantes del teatro y de Shakespeare, además una historia que invita a la reflexión.
    Te descubrí por la blogosfera gracias a blogs amigos y me acerqué a visitarte.
    Me quedo por aquí para leerte y te sigo como Marianna 2.0
    Me encantaría que te pasaras por mi blog, si te apetece.
    Un abrazo, nos leemos ;)

    Los Libros de Mava ♡ (Marianna 2.0)

    ResponderBorrar
  4. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no me llama mucho y ademas tengo demasiados pendientes y quiero centrarme en ellos. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderBorrar
  5. Leer tu reseña era todo lo que necesitaba para sacarlo de mi TBR, que ganas tengo de sumergirme en esta historia!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Yay! Que lo disfrutes (y ojalá te guste tanto como a mí) :D

      Borrar