Mis favoritos (literarios) a mitad de año

by - miércoles, agosto 05, 2020


Estrictamente hablando ya pasamos la mitad de año por un mes, pero hagamos de cuenta que no y así les comparto mis favoritos hasta el momento porque luego en diciembre se me quitan las ganas.  

Empecemos con dos nombres, dos autoras: Martha Riva Palacio Obón y Ana Pessoa. A causa de querer leer libros cortos pero bonitos me sumergí de lleno en la obra de estas dos emocionantes narradoras que enriquecen el panorama actual de la LIJ; una mexicana, la otra portuguesa.

Decir que quedé fascinada es poco.


Riva Palacio Obón nos ofrece historias que no subestiman a sus lectores y encantan a chicos y grandes. Lo que más he disfrutado leyéndola es el adentrarme en sus micro-universos llenos de significado que construye cuidadosamente con las palabras, y en los que ubica a personajes vivos y despiertos; personajes que están en una etapa en la que comienzan a cuestionarse las cosas e incansables buscan respuestas acerca de aquello que viven y les rodea, abordando así un gran abanico de temas, entre ellos la muerte, el duelo, la amistad, el primer enamoramiento, emociones y situaciones difíciles que cuestan expresar en la infancia, entre otros; todo ello acompañado de imágenes poéticas que se mueven entre el mar y el universo, lugares que nos resultan tan bellos como inquietantes. Aún me queda parte de su obra por explorar (las ganas que le tengo a Orfeo), pero sin más ya la considero una de mis autoras favoritas. 


Ana Pessoa, por su parte, retrata adolescencias genuinas, de esas que al leerlas encuentras caminos de vuelta, que te sumergen en una nostalgia de la que no quieres salir, y lo hace a través de una prosa sumamente poética y evocadora (un deleite total de leer); prosa que Paula Abramo, su traductora al español, captura a la perfección. De sus tres libros publicados en México hasta la fecha, Supergigante es al que le di 5/5✮, pero Mary Jo y Aquí es un buen lugar también son una completa belleza (este último más que de novela se trata de una narrativa que combina ilustraciones con textos breves al presentarse como una especie de diario/cuaderno personal de la protagonista). Y ya que estamos, debo decir que una de las razones por las que disfruté tanto Supergigante es porque ya de por sí cuando leo a la autora me da una sensación de estar corriendo, y en este libro su protagonista es un chico adolescente que, precisamente, se encuentra corriendo mientras nos cuenta su historia. Es perfecto.

Como verán, no tengo más que cosas buenas que decir de ambas autoras. Si aún no lo han hecho, conózcanlas, léanlas, gócenlas.


Por otro lado, una de mis lecturas favoritas más recientes fue Kim Ji-young, nacida en 1982 de Cho Nam-joo, una novela que en sus no más de 200 páginas retrata muy puntualmente el sexismo, la misoginia y el machismo con los que se topa la mujer en su día a día y en todas las etapas de su vida. Lo que conocemos de su protagonista (y de las mujeres que la rodean) es lo que todas conocemos y hemos experimentado de alguna u otra forma, lo cual lleva al lector a cuestionarse qué tanto han cambiado realmente las cosas en estas últimas décadas. Y aunque el lugar es Corea del Sur, el relato se siente bastante global. Una lectura por demás interesante y necesaria (y que generó mucho revuelo y polémica en su país de origen por lanzar verdades como puños). Como dato extra, el año pasado se estrenó una adaptación cinematográfica que en mi opinión está muy bien hecha y sí recomiendo echarle un ojo tras haber leído el libro.


Y ya por último quiero compartirles algunas de mis citas favoritas de los libros/autoras mencionadas:

"Ahí fue cuando empecé a sentir curiosidad sobre cómo es ese instante en el que todo desaparece y dejas de existir. A veces imagino que es como ese momento en que vas en el metro sobre la superficie y, de pronto, se sumerge bajo tierra. Ese segundo en que la luz neón se intensifica sacando cosas que no estaban ahí".  (Frecuencia Júpiter, Martha Riva Palacio Obón)


"El último dragón marino, la última sirena… Tal vez todos nos sentimos así en algún momento". (Las sirenas sueñan con trilobites, Martha Riva Palacio Obón)


"Un funeral no era una fiesta, pero ¿entonces eso era todo? ¿Había que callarse y dejar que la muerte tuviera la última palabra siempre? ¿O es por eso que estamos tan obsesionados con volar al espacio? Tal vez sentimos que ahí, finalmente rodeados de estrellas, seremos inmortales". (Buenas noches, Laika, Martha Riva Palacio)


"Es más fácil ver el final que el principio. Yo, por ejemplo, no me acuerdo de mi principio. Nadie se acuerda de su principio. Eso también es raro. De pronto, cuando nos damos cuenta, ya estamos sucediendo, ya vamos a la mitad, ya somos una persona". (Supergigante, Ana Pessoa)


“Ciertamente, es el trabajo perfecto para compatibilizar con el cuidado de los hijos. Entonces, es un buen trabajo para todos, no solo para la mujer, ¿no? ¿Acaso los hijos los tiene solo la mujer?”. (Kim Ji-young, nacida en 1982, Cho Nam-joo)


"El mundo había cambiado muchísimo, pero las pequeñas reglas, los pactos y las costumbres seguían sin actualizarse. En conclusión, el mundo no había cambiado tanto". (Kim Ji-young, nacida en 1982, Cho Nam-joo)




Esos han sido mis favoritos (literarios) hasta el momento. Cuéntenme de los suyos, ¿alguna autora o autor interesante que hayan descubierto? ¿Un libro que los agarró desprevenidos y sin darse cuenta terminó robándoles el alma? ¿Alguna recomendación? ¡Todo es bienvenido!